Una Bebé


Ya estamos en septiembre! Las vacaciones se han terminado y estamos todas las madres ansiosas porque empiecen por fin las clases y la rutina, al menos yo tengo ganas porque los niños ya están aburridos y la verdad que con ellos dando vueltas no logro ponerme las pilas con mis figuritas, basta sentarme para empezar a trabajar que alguno quiere o necesita algo o tengo a la brujita que a penas me doy vuelta ya está robándome el trocito de fondant que acababa de teñir. Pues con todas éstas presiones hice la figurita que les muestro más abajo, está toda hecha con fondant con cmc. El cuerpito y las piernas las modelé de un sólo trozo de masa.
Espero que les guste.





Novia de Azúcar


Hoy he hecho una novia pero como no sé nada de ella les cuento de quien me la pidió. Loli es una persona a la que le tengo mucho cariño y que la  he conocido porque tenemos la misma afición por los pasteles. Es una persona increíblemente buena, una madre de las mas valientes y luchadoras que yo conozca y tiene unas manos de oro. Pues por todo eso no podía dejar de hacerle el favor de modelarle ésta figurita que me pidió.
Para hacerla he utilizado pasta de flores y también he usado fondant con cmc. La figura por dentro es hueca para que no pese tanto. La verdad que con el calor que está haciendo y la humedad que hay en Barcelona ha sido un poco difícil trabajar, considerando que en el espacio donde lo hice no tengo aire acondicionado y el termómetro marcaba 29,5º un horror, estuve a punto de abandonar pero no podía defraudar a Loli así que ahí estuve modelando y el resultado fue éste...





Ares y Jazmín


Jazmín es la hija de mi amiga Vero. Es una niña encantadora, simpática, graciosa e inteligente. Su mamá me pidió que le hiciera una figurita de ella en azúcar y de su amiga Ares que hacían la fiesta de cumpleaños juntas. He sabido que al ver la muñequita a Jazmín se le han saltado las lágrimas, se imaginan que cuando su madre me cuenta eso yo no podía ser menos y también se me ha escapado alguna. 







Una Profe Genial


Rosa es la protagonista de hoy. Es la profe de Lucía. Ha sido maestra de éste grupo de niños desde P3 hasta P5, entonces las madres decidimos hacerle un buen regalo y una fiesta de despedida. Yo hice la figurita que llevaba la tarta y la verdad es que ha sido todo super especial. Se ha emocionado muchísimo con todo pero volviendo al tema de la figura no ha parado de mirar todos los detalles que llevaba y que le hacían ser ella. Ha sido muy bonito.
Gracias Rosa!




Campanilla


Paulita es una princesita enamorada de las pelis de Disney, eso supongo yo porque hace tres años que me pide para su cumpleaños una tarta con alguna princesita, pero ésta vez tocó Campanilla y la verdad es que no me puedo negar porque es de lo personajes que más me gustan. Todos los año que sale una peli de Campanilla vamos al cine a verla.
Aquí les dejo unas fotitos de la tarta.






El Pirata y la Siernas


Y seguimos festejando el cumpleaños de Lucía (mi niña). Esta vez tocó festejarlo con sus amiguitos y compartir festejo con otros tres amiguitos de su clase en el parque. Pues como es la clase de los piratas la fiesta iba de eso. Teníamos a Iker que sería un pirata seguro pero Natalia, Laia y Lucía las veía a ellas más femeninas y se me ocurrió preguntarles que preferían y por supuesto que las sirenas han ganado. Les ha encantado la tarta y se la han comido toda!







Donde pongo yo mi toalla?


Uf qué calorazo está haciendo éste año!, no recuerdo haber sufrido tanto el calor desde el verano de 2003 que estaba embarazada de mi primer hijo, fue ese año que nos trasladamos de Bilbao a Barcelona, vaya cambio. Nunca me había metido tanto en el mar, la verdad es que no soy nada acuática pero en ese momento lo único que quería era estar a remojo todo el tiempo.
Bueno eso, que como el calor empezó pronto éste año preparé una figurita acorde para dar algunos talleres. El primero fue en Barcelona en C de Cupcakes de la mano de Olalla, que tiene una tienda preciosísima y ella es un encanto. Y el segundo y tercero me trasladé a Madrid a Horneando Deseos con Estrella y Roberto que son una personas extraordinarias y unos buenos amigos. Los tres talleres han salido muy bien, todos se han ido con sus muñequitas felices y habiendo aprendido alguna que otra cosilla. Me alegro de que así sea.



Cumpleaños de Lucía


Otro año más! Pues ya van 6 añitos que cumple mi princesita y para celebrarlo en familia le he hecho una tartita pequeñita como ella con una muñequita que representa la felicidad que trasmite siempre y no podía faltar su mejor amigo Pepe. Ah! y que no me olvide de la colaboración de su hermano Matías que fue el que cortó los corazoncitos.




Primavera de Fábula


Hola! Me encanta poder contarles ésta experiencia que he vivido. 
Resulta que a Patricia Bonillo (El dulce Salón de Paty) tuvo la idea de reunirnos a unos cuantos (35 en total) diseñadores de tartas de España para darle la bienvenida a la primavera de una manera diferente. Cada uno debería hacer un trabajo basado en alguna fábula que tuviera que ver con la primavera. Yo elegí una que encontré en la web y que lamentablemente no supe el nombre de la autora, el de la fábula es El día que Otoño conoció a Primavera.
La verdad es que ha sido muy bonito compartir y conocer aunque sea a través de facebook a todas las personas que han colaborado y que son unos verdaderos artistas.
Tengo que destacar también a otras tres personas que ayudaron en la organización para que todo salga fenomenal como Daniel Díeguez (Fogar12 Fogar) que se encargó de hacer el precioso logo, a Isabel Tamargo (Tartas Imposibles) que montó el vídeo, y Arantxa Arteaga que se encargó del montaje en Facebook etc.
Les invito a pasar por la página de facebook para ver el vídeo y todos los trabajos expuestos.
También les dejo la fábula para que sepan interpretar mi trabajo.





Fábula de cómo Otoño conoció a Primavera

Eran mediados de octubre y Verano seguía haciendo de las suyas, así que Primavera no encontró otra solución que salir a buscarle. Todos los años pasaba lo mismo. Aunque tenía que regresar el 23 de septiembre Verano siempre se quedaba unos días más, era muy irresponsable, pero ¿qué se puede esperar de un niño? Porque Verano era un niño, un niñito rubio travieso que se dedicaba a ir de acá para allá correteando, sin importarle que tanta energía hiciera marchitar las preciosas flores que durante su estancia Primavera se había dedicado a pintar. Pero Primavera ya estaba acostumbrada a la despreocupación de Verano, igual que lo estaba al mal carácter del viejo Invierno, al que también conocía porque era quien le cedía el turno a mediados de marzo.

Primavera encontró a Verano durmiendo entre unos árboles. “Pobrecillo, tanta actividad lo ha dejado tan agotado que no le ha dado tiempo a volver a casa”. Le despertó para que volviera, pero cuando se disponía a regresar ella también detrás de él, algo la hizo detenerse. Escuchó unos sollozos que venían de detrás suyo. Debía de haber alguien escondido entre los árboles llorando. Anduvo un poco y le encontró, era un chico bastante más joven que ella, que estaba acurrucado bajo un sauce. Se acercó a él extrañada de verle llorar e intrigada en saber porque lloraba. Otoño, al ver que alguien se acercaba intentó serenarse un poco.

- Te he visto que estabas llorando – dijo Primavera - ¿qué es lo que te pasa?
- ¿no llorarías tu si tuvieras ante ti esto? – preguntó Otoño

Primavera miró alrededor y vio que las hojas que se habían ido secando al final del reinado de Verano empezaban a caer. Miró al cielo y unas nubes grises se acercaban lentamente con idea de ocultar el sol.

- ¡Este Verano! Perdónale, es su hiperactividad – dijo Primavera intentando consolar a Otoño – pero no te preocupes, caerán unas pocas hojas, pero el resto se salvarán.
- No, no se salvarán, seguirán cayendo, unas detrás de otras, hasta que los árboles queden desnudos
- Realmente es una pena – le dio la razón Primavera.
- Ver los árboles desnudos hace que la tristeza se apodere de mí y no puedo dejar de llorar. Entonces se nubla, llueve y todo se vuelve gris. Por si fuera poco, empieza a hacer frío, y allí abajo no se hace más que trabajar y trabajar.
Primavera sintió que Otoño le contagiaba su tristeza y mermaba un poco de su alegría perenne, pero eso no podía ser, así que trató de animarle un poco.

- No te preocupes, después de ti llega Invierno, un viejo huraño que cada vez que se cabrea dice: “Tomad, nieve”, pero después llego yo, y vuelve el sol, y con él y con el agua me llega la inspiración para pintar las flores, y que vuelvan a nacer las hojas en los árboles.
- ¿De verdad? – preguntó curioso Otoño.

Primavera le siguió contando y Otoño se calmó por completo, y las nubes abandonaron su intención de tapar el sol, pues Primavera le había regalado la esperanza de saber que los destrozos de Verano no durarían para siempre, así que la tristeza le fue abandonando poco a poco. Primavera volvió a casa feliz por haber hecho algo bueno por Otoño.


No sé si os habréis dado cuenta, pero Primavera cometió un tremendo error, ya que la misión de Otoño era estar triste, y llorar para que llegara el agua, que cayeran las hojas y que tras el invierno, volviera ella a llevar su alegría a la tierra. Pero no fue así, porque al rato de haberse ido Primavera, Otoño siguió llorando pues no volvería a verla,